Inici » Biblioteca El Carmel-Juan Marsé, Destacat, Espai Barcelona, Etapes, Itineraris literaris, Novel·la barcelonina, Novetat

Passejant amb Hans Christian Andersen per Barcelona. Etapa 3

16 abril 2021 115 views Sense Comentaris

“Muy de mañana me desperté con música; todo un regimiento de soldados se esparcía Rambla arriba al son de una marcha. Me faltó tiempo para bajar a la prolongada avenida, […] Aún no era tiempo de pasear, más bien era la hora del comercio; la capital bullía por la actividad: ciudadanos y campesinos, oficinistas a pie, labriegos montados en sus mulas, carros y ómnibus, voces y gritos, chasquido de látigos y tintineo de campanillas, todo ello se entremezclaba con gran estrépito y alboroto. Los grandes, magníficos cafés parecían jactarse de su esplendor; las mesas en el exterior estaban ya todas ocupadas. Vistosas barberías, con sus anchas puertas abiertas de par en par, alternaban en línea con los cafés; en el interior de aquellas jabonaban, afeitaban, rasuraban. Los puestos de madera, rebosantes de naranjas, calabazas y melones, se apretaban contra el borde de la acera, para dejar paso allí donde había una casa o la fachada de una iglesia, cubierta de estampas, folletos y coplas y versos, <<impresos este año>>. Había aquí tanto para ver que no sabía por dónde empezar o acabar con la Rambla, el boulevard de Barcelona.”

cafesHans Christian Andersen va quedar profundament impactat amb la bellesa i la vida de La Rambla, sobretot amb els seus cafès, que considerava els més elegants d’Europa.

la rambla

“En ningún otro país he visto cafés tan suntuosos como en España; el propio París se queda atrás en cuanto a lujo y buen gusto. Uno de los más bellos, donde, a diario, me juntaba con los amigos en la Rambla, estaba iluminado por cientos de llamas de gas; el techo, pintado con un gusto exquisito, de llamas de gas; el techo, pintado con un gusto exquisito, era soportado por esbeltas columnas; en las paredes colgaban buenos cuadros y magníficos espejos, cada uno valorado en unos miles de duros. […] En la Rambla crecía la animación por momentos; la interminable avenida iba transformándose en un inmenso salón de fiesta, abarrotado de gente.”

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...Loading...

Deixa el teu comentari!

Afegeix el teu comentari, o bé afegeix links des del teu lloc web. També et pots subscriure als comentaris a partir de l'RSS.